El gafe de Zverev en Grand Slam empieza a ser leyenda

0
5
Alexander Zverev vivió un domingo inolvidable en Wimbledon, sin saber que la sucesión de acontecimientos iba a ser su perdición dos días después. El alemán ganó a Cameron Norrie, pudo exponer en su discurso el placer de tener en el Royal Box a una leyenda del fútbol, Pep Guardiola, a quien recordó que el Bayern de Múnich necesitaba entrenador, invitándole a dejar el City y volver al equipo alemán, y que siempre tendría un puesto en el tenis dirigiéndole a él mismo cuando considerase.

Seguir leyendo…